Skip to content

¿Qué es la estenosis de canal lumbar?

La estenosis de canal lumbar es una enfermedad causada por el estrechamiento gradual del canal espinal (y de los nervios que contiene) habitualmente debido al desgaste o artrosis de las vértebras de la parte baja de la espalda. El canal espinal es el conducto por donde transcurren los nervios en su camino desde la médula espinal hasta las piernas. Es decir, un estrechamiento a este nivel produce compresión y daño en los nervios de las extremidades inferiores.

La palabra “estenosis” se utiliza en medicina para describir el estrechamiento de cualquier estructura que tenga forma de tubo; puede ser una arteria, una vena, el intestino o, como en este caso, los orificios por donde pasan los nervios en la columna vertebral. Es necesario tener en cuenta que todos los nervios que controlan las piernas y el área genital y perineal atraviesan normalmente esta zona y, por lo tanto, pueden resultar afectados por esta enfermedad.

¿Qué síntomas provoca la estenosis de canal lumbar?

Se trata de una enfermedad degenerativa (por desgaste) muy frecuente que suele producir dolor, restringir gravemente la capacidad para caminar y deteriora la calidad de vida. Es común que afecte la postura de los pacientes al caminar o estar de pie, inclinando el cuerpo hacia adelante.

Los pacientes con estenosis de canal lumbar típicamente presentan dolor de espalda, en las nalgas y piernas que se incrementa con ciertas posturas y actividades y especialmente al caminar. Las personas que sufren esta enfermedad conocen todos los bancos y asientos de las zonas por donde pasean, pues deben sentarse con frecuencia.


¿Existe un tratamiento para paliar la estenosis de canal lumbar?

Inicialmente, siempre ensayamos tratamientos sin cirugía, excepto en los casos graves en los que se impone de inicio un abordaje más resolutivo. Cuando estas medidas fallan, indicamos la intervención quirúrgica.

La primera opción es la llamada cirugía completamente endoscópica (full-endoscopy spine surgery) también denominada cirugía ultra-mínimamente invasiva. Esta cirugía se realiza con una incisión inferior a un centímetro de longitud bajo irrigación contínua. Es la técnica más avanzada y está indicada en casos de estenosis moderadas en las que no existe inestabilidad vertebral.

La segunda opción es la llamada cirugía mínimamente invasiva endoscópica o microquirúrgica. Este tipo de cirugía se realiza a través de una incisión de entre 20 y 30 mm con la ayuda de un microscopio quirúrgico o de un endoscopio. Está indicada en todo tipo de casos de estenosis de canal lumbar siempre que no exista inestabilidad vertebral.

La tercera opción es la cirugía de fusión vertebral. En este tipo de cirugía, a la descompresión de los nervios espinales, se añade la fusión entre dos o más vértebras (estas técnicas se conocen también con los nombres de artrodesis, fusión, osteosíntesis). Para la fusión se utilizan también las técnicas mínimamente invasivas e implantes como tornillos pediculares y prótesis para reemplazar el disco intervertebral.

Para una descripción más detallada, seguidamente agregamos un extracto de la transcripción de una conferencia del Dr. Samprón en la que explica los síntomas de la estenosis de canal lumbar y sus causas:

“Los síntomas suelen aparecer cuando el paciente [la persona con estenosis de canal lumbar] asume una determinada posición que incrementa la lordosis lumbar, como permanecer de pie o caminar. Toda postura o actividad que incrementa la curva de la parte baja de la columna, como inclinarse hacia atrás, tiende a aumentar la compresión de los nervios y por lo tanto aumentar los síntomas. Por el contrario, estas alteraciones se resuelven rápidamente al cambiar de postura, al sentarse, inclinarse hacia adelante o al acostarse. Con el paso del tiempo, el periodo durante el que el paciente puede permanecer de pie y la distancia que es capaz de caminar sin sentarse disminuyen. En algunas personas observamos cierta variabilidad, con periodos en los que pueden extender la distancias que usualmente caminan así como el tiempo que pueden permanecer de pie. Estos periodos “buenos” se hacen cada vez más infrecuentes con la progresión de la enfermedad y es típico que se atribuya la causa de la mejoría o el empeoramiento a la humedad del ambiente o a los cambios meteorológicos. Tengo que decir que no existen evidencias científicas respecto a la posibilidad de que cierto tipo de clima mejoren o empeoren esta enfermedad. Sin embargo, es evidente que los pacientes empeoran cuando aumentan de peso. Muchos nos cuentan que aumentan de peso porque el dolor y la incapacidad no les deja hacer ejercicio, mientras que el aumento de peso acentúa el dolor y la incapacidad. Es una especie de espiral o círculo vicioso que dificulta la recuperación.

El simple hecho de estar de pie se hace difícil para los pacientes con estenosis de canal grave. Es típico que les resulte imposible esperar de pie o estar en una cola esperando su turno sin inclinarse hacia adelante o buscar el asiento más cercano.

Hay también en estos casos una constelación de síntomas adicionales como el dolor de espaldas y en las nalgas que se extiende de manera difusa a las extremidades inferiores seguida de debilidad, falta de estabilidad o seguridad al caminar y claudicación. Cada paciente es único de manera que observamos muchas variabilidad en la presencia de estos síntomas y en su intensidad. Algunas personas con estenosis de canal lumbar, por ejemplo, refieren no tener dolor o tener un dolor moderado de fácil control. Estos suelen presentar parestesias [adormecimiento de las extremidades y hormigueos] junto con la dificultad para caminar y es común que consulten al médico en fases avanzadas de la enfermedad. En estas fases puede aparecer un forma de deformidad funcional descrita como “simiesca” porque el paciente camina con la columna flexionada e inclinada hacia adelante. Otras veces el fallo del control de la micción [acción de orinar] y los esfínteres es el síntomas más pronunciado.

En algunos casos observamos la aparición de ciática [dolor agudo muy intenso que se extiende a lo largo de la extremidad inferior] igual a la que ocurre en los casos de hernia de disco lumbar.

Por otro lado, muchas personas con estenosis de canal lumbar pueden conducir su coche sin restricciones y por periodos prolongados. Incluso muchos pueden practicar ciertos deportes en que la columna se inclina hacia adelante sin problema como el tenis, pala y ciclismo.”

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS. Responsable: ALTANEURO SL. Finalidad: Gestionar y publicar los comentarios. Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado. Destinatarios: Se cederán datos por obligación legal, autorización expresa del interesado o para prestar un servicio como se explica en la información adicional.Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra política de privacidad en el siguiente link.

Appointment Form